Mis Escritos

Mis escritos

son gratutitos

copia y pega

y ya está.

Los derechos de autor son demasiado caros

son la excusa del depredador

para hacer dinero fácil

a costa del escritor.

Por eso prefiero confiar

en que se reconocerá mi autoría.

Por eso, yo regalo mi trabajo

siempre que reconozcan mi autoría...

Copia y pega y es todo tuyo,

con mi nombre en el final.

Gracias

Amor

AMOR NO ES ALGO QUE SENTIMOS
AMOR ES TODO LO QUE SOMOS

Experiencias

No somos el resultado de la suma de nuestras experiencias,
sino que somos lo que hacemos con ellas

Poetas

Somos los forjadores de nueva trascendencia
somos los generadores de nuevas realidades
somos los malabaristas en la cuerda floja
tratando de preservar el equilibrio de la vida
somos pues; en tres palabras:
CREADORES DE CONSCIENCIAS

Buscar este blog

lunes, 7 de enero de 2008

Sol de la montaña.

Sol de la Montaña, sombra de los pinos,
recuerdos ancestrales invocan mis caminos.
En ti hallé palabra para mi furia entera,
en ti el molde estaba de mi poesía sincera.

No quiero ni decirte, oh Sol de la Montaña,

en todos estos años las veces que escribí
el viaje de retorno a la odisea de plata
que estática en el tiempo un día recorrí.

En todos mis cuadernos escritos y no escritos

encuentro un rayo tuyo, brillando sin demora,
deseos fugitivos que no han sido proscritos
regresan del pasado con velocidad luz
buscando ese momento, buscando esa hora
en donde el firmamento me erradicó tu luz.

Yarima inquietada, Yarima alentadora

ayer candor de niña, hoy llama de señora,
tu sensatez madura, tus ansias de mujer,
hicieron de mi vida un verso en el ayer.
Se hacinan los helechos, se enciende nueva aurora
y es que entre verso y verso te vuelvo yo a querer.

Ya no será el ardor, pasión que al cielo guiña

o nieve derretida en el seno de una hoguera,
ni estelas de cometas, ni nubes pasajeras,
ya no será el calor de aquella fiel quimera
que no dejó el ayer;
sino este resplandor; locuaz y elocuente,
de una amistad sincera y ajena de la gente
de una amistad inmensa, eterna en el querer
que no vence la muerte ni lo que pudo ser.

Es mucho más candente, es mucho más profundo,

el sentimiento éste que el sentimiento aquel.
Por eso hoy Yarima me olvido de este mundo
y pleno de silencios te vuelvo yo a querer.

No hay comentarios:

Juegos

juegos

Juegos Maquillaje

Juegos Maquillaje